La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Historia 

El proyecto Antorchas de Vida surgió en el año 2001 por iniciativa de la Alcaldía de Medellín, con el fin de disminuir la problemática de “adolescentes en situación de calle” a través de la recreación y el deporte como herramientas terapéuticas. Por dificultades financieras y conflicto de intereses el proyecto fue cancelado en el mes de mayo del mismo año.  Fue entonces cuando nació la Fundación Social Antorchas de Vida iniciando actividades en el mismo mes desde un componente preventivo, ampliando su cobertura al incluir niños, niñas, preadolescentes, jóvenes y sus familias. Hasta el mes de julio del año 2003 el acompañamiento se realizó exclusivamente en la calle; a partir de la fecha la institución ocupó una pequeña sede en el sector de Naranjal, luego en el barrio San Joaquín, posteriormente en Laureles y finalmente en el mes de julio del año 2006 inauguró su sede propia en San Joaquín donde funciona actualmente la Casa Hogar.

 

Filosofía institucional 

Se fundamenta en el principio universal que dice que los derechos de los niños y niñas prevalecen sobre los derechos de los demás. Concibe al niño, niña y adolescente en extrema pobreza y vulnerabilidad social, como una persona con características y diferencias individuales, sentimientos, sueños y esperanzas, que deben compartir en igualdad de condiciones, derechos y responsabilidades.

 

Misión

Acoger proteger y atender niños, niñas y adolescentes en extrema pobreza y vulnerabilidad social, buscando promover la igualdad de oportunidades a través de las dimensiones cognitivas y socio afectivas que les permita vivir los valores como una experiencia transformadora, posibilitándoles restablecer sus derecho vulnerados e integrarse plenamente a la vida familiar, escolar y social, logrando su auto realización como personas libres, independientes, autónomas, responsables y felices.

 

Visión

La Fundación Social Antorchas de Vida será en el año 2018 una institución de protección de infancia y adolescencia, reconocida por su modelo sostenible de atención, prevención e innovación, que garantice la implementación de las políticas públicas de inclusión social y contribuya a la disminución progresiva de los factores de riesgo que promueven actualmente las desigualdades sociales.